La lactancia, un buen comienzo

La lactancia es la forma natural de alimentar a infantes y niños. La leche humana está específicamente producida para infantes humanos. Las fórmulas hechas de leche de vaca o sojas (la mayoría de las fórmulas), son sólo superficialmente similares, y la publicidad que expresa lo contrario es engañosa. La lactancia debe ser fácil y sin problemas para la mayoría las madres. Un comienzo bueno asegura que la lactancia sea una experiencia feliz tanto para la madre como el bebé.

La gran mayoría de las madres están perfectamente capacitadas para amamantar a sus bebés exclusivamente durante cuatro a seis meses. De hecho, muchas madres producen más leche que la suficiente. Desafortunadamente, las rutinas hospitalarias no actualizadas basadas en la nutrición artificial predominan todavía en muchas instituciones materno-infantiles y hacen la lactancia dificultosa, aún hasta imposible, para algunas madres y bebés. Para facilitar la lactancia es crucial lograr un comienzo bueno desde los primeros días. Sin embargo, aún con comienzos dificultosos muchas madres y sus bebés, con práctica, tienen éxito.

El secreto de la lactancia está en acomodar la boca del bebé correctamente al seno. Un bebé que lacta bien, obtiene leche sin problemas. Un bebé que lacta mal, tiene dificultades para obtener la leche, especialmente si el suministro es bajo. Una prendida defectuosa es como darle al bebé un biberón con la tetina con un agujero muy pequeño. El biberón está lleno de leche, pero el bebé no obtendrá mucho.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra NOTA LEGAL.

  I accept cookies from this site.